Ignacio Castera

Por: Itzia Galván Cedillo.
Antiguo Acueducto de Chapultepec.

Su formación profesional se desarrolló durante la segunda
mitad del siglo XVIII a lado de arquitectos destacados,
tres de sus principales mentores son Ildefonso Iniesta
Bejarano arquitecto novohispano del siglo XVIII
considerado el máximo exponente nacido en México
del estilo churrigueresco, Cayetano José de Sigüenza
en el siglo XVIII se le consideró el máximo exponente
del arte barroco en México y Francisco Antonio Guerrero
y Torres que se considera el último representante del
barroco en la arquitectura mexicana.

Nació en la Ciudad de México, no se conoce la fecha exacta, pero se aproxima que en el año 1750.
Su padre Esteban Castera era un contratista del Ayuntamiento y lo instruyó en la geometría, las matemáticas y el manejo de instrumentos por lo que I. Castera no solo conoció las técnicas y los métodos, sino que los estudió, los cuestionó y adoptó el uso de nuevos instrumentos. Tenía conocimientos de los avances tecnológicos y vanguardistas de su arte en otras latitudes, a través del estudio de tratados, grabados, libros de diseño, etc.

Castera dirigió las obras que convierten a la Ciudad en un espacio más cómodo, útil y funcional, con base en la aplicación de los principios sanitarios y urbanos, tales como desagües, sanidad, empedrados, depuración de atmósfera y organización administrativa.

Sus primeras obras datan de 1773, cuando se cree tendría 23 años. Algunas de sus obras son:

  • Antiguo Colegio de La Enseñanza (actual sede de El Colegio Nacional).
  • Iglesia de Nuestra Señora de Loreto.
  • Templo y convento de las Capuchinas en la Villa de Guadalupe.
  • Catedral de Querétaro, Antiguo Templo de San Felipe Neri.
  • Remodelación de la Iglesia de Santiago Apóstol en Chalco.
  • Templo de San Pedro en Tláhuac.
  • El antiguo Acueducto de Chapultepec.
  • La Fuente “Salto del Agua”, así como numerosas obras hidráulicas como fuentes, atarjeas y zanjas.

Realizó 6 planos de la ciudad, los cuales le sirvieron de apoyo a los proyectos presentados para reformar el espacio urbano, los cuáles contenían alineación de calles, trazado de avenidas; estos fueron:

  1. Plano Integral de la Imperial, Noble y Leal Ciudad de México.
  2. Plano Ignográfico de la Nobilísima Ciudad de México.
  3. Plano Ignográfico de México, que demuestra su centro principal y barrios, formado para forjar el término de éstos y establecer el buen orden de su limpia.
  4. Plano de la Ciudad de México, de las acequias, de su circunferencia y de las 13 garitas que tiene para el Resguardo de Rentas Reales.
  5. Plano de la Ciudad de México, para que, con arreglo al nuevo Alineamiento de las calles, se establezca la pensión de la contribución que deben hacer los dueños de fincas para la contribución y subsistencia de los empedrados.
  6. Plano Ignográfico de la Ciudad de México, capital del Imperio que demuestra el Reglamento General de sus calles.